mayo 29, 2024

¿Cómo se obtiene el biochar?

2 minutos de lectura

El biochar, un material carbonoso obtenido a partir de la biomasa, se ha convertido en una herramienta esencial para mejorar la calidad del suelo y mitigar el cambio climático. En los sistemas agrosilvopastoriles mediterráneos, la producción de biochar se realiza mediante un proceso conocido como pirólisis, que implica la descomposición térmica de la biomasa en ausencia de oxígeno.

Este proceso innovador no solo permite la conversión de residuos agrícolas y forestales en un recurso valioso, sino que también contribuye a la sostenibilidad ambiental. La pirólisis se lleva a cabo en hornos especializados que alcanzan temperaturas entre 400 y 700 grados Celsius, transformando la biomasa en biochar, gases y aceites. El biochar resultante se caracteriza por su alta porosidad y capacidad de retención de agua y nutrientes, lo que lo convierte en un enmienda ideal para suelos degradados.

En los sistemas agrosilvopastoriles mediterráneos, la implementación de biochar ha demostrado ser particularmente beneficiosa. La estructura del biochar mejora la aireación del suelo y promueve el crecimiento de microorganismos beneficiosos, lo que a su vez aumenta la fertilidad del suelo y la productividad de los cultivos. Además, el uso de biochar ayuda a secuestrar carbono, reduciendo así las emisiones de gases de efecto invernadero.

La producción de biochar en estos sistemas no solo representa una solución innovadora para la gestión de residuos, sino que también ofrece una estrategia efectiva para la adaptación y mitigación del cambio climático. La integración de biochar en prácticas agrícolas y forestales puede transformar la manera en que gestionamos nuestros recursos naturales, promoviendo un futuro más sostenible y resiliente.