abril 23, 2024

Ganaderos voluntarios para salvar vacas en ciudades fronterizas de Gaza bajo fuego

2 minutos de lectura

El problema es de seguridad. Hemos pasado a ordeñar una vez al día y destetar a los terneros una vez al día. Si las vacas no son ordeñadas, los residentes de Kibbutz Mefalsim no tendrán un lugar al que regresar. Sin ordeño, las ubres de las vacas se llenan de leche, lo que provoca una hinchazón dolorosa, especialmente porque ya están sufriendo por los ruidos fuertes de las explosiones de cohetes y bombardeos1.

La situación en las ciudades fronterizas de Gaza es crítica. Los agricultores se han convertido en voluntarios para salvar a las vacas que están bajo fuego. La seguridad es una preocupación primordial, y las medidas adoptadas para proteger a las vacas son vitales para la supervivencia de las comunidades locales. Sin el ordeño regular, las vacas sufren hinchazón dolorosa debido a la acumulación de leche en sus ubres. Además, el estrés causado por los ruidos fuertes de las explosiones de cohetes y bombardeos agrava su sufrimiento.

Los residentes de Kibbutz Mefalsim dependen en gran medida de estas vacas para su sustento. Si las vacas no son ordeñadas, los residentes no tendrán un lugar al que regresar. Por lo tanto, es esencial mantener la rutina de ordeño para garantizar la supervivencia de las vacas y, a su vez, la supervivencia de las comunidades locales.

La situación es un testimonio de la resiliencia y el espíritu de cooperación de los agricultores en tiempos de crisis. A pesar de los desafíos de seguridad, están dispuestos a arriesgarse para garantizar el bienestar de las vacas y, en última instancia, el bienestar de sus comunidades. Este acto de valentía y dedicación es un recordatorio de la importancia de la solidaridad y la cooperación en tiempos de adversidad.